Fecha de publicación: 16/04/2015
ACERCA DEL DÓLAR, EL EURO Y EL SLOT
¿Cómo afecta el cambio de paridad?
¿Quien gana, quien pierde?
ALBERT BOET
¿Se empiezan a dar las condiciones para volver a localizar las empresas en el mismo marco económico en que tiene su destino el producto que fabrican?
Es algo complejo, pero nos gustaría poder poner algo de luz sobre la situación que se ha creado desde principios de año con la caída del Euro frente al Dólar.
Desde hace pocos días los aficionados empiezan a ver como algunos fabricantes de slot ya empiezan a subir los precios de sus productos. ¿No estábamos saliendo de la crisis y el mantenimiento de los precios ayudaba a la recuperación?

Vamos a intentar explicar la situación de un modo sencillo teniendo en cuenta que los dos principales actores son el Euro y el Dólar. Los Bancos centrales acometen políticas monetarias para solventar sus economías y mientras el Banco Central Europeo tiende a tipos de interés próximos a cero el mercado americano lleva unos meses con una alza considerable de los tipos de interés. Ello ha llevado que en pocos meses la depreciación del Euro frente al Dólar sea espectacular hasta llegar hoy casi a la paridad. Y las previsiones indican que en verano puede llegar a pagarse 1,20 Euro por 1 Dólar.
Y al slot que le afecta? Sencillo. La gran parte de las marcas de slot son europeas (Euro) pero fabrican en China donde se paga en dólares y en pocos meses la producción se ha encarecido por este cambio de divisas en un 25%. Solución: repercutir este aumento en el precio final? Hay que distinguir entre los grandes y pequeños fabricantes. Mientras los que mueven grandes cifras de negocio tienen sus propias armas económicas para asumir o asegurar variaciones, lo que les permite mantener el precio, al menos de momento o incluso retrasar algunas expediciones, lo pequeños, con menos margen de maniobra económica no tienen más remedio que incrementar el precio final de sus productos. Y mejor hacerlo ahora que no en plena campaña navideña.
Los fabricantes europeos que no producen en China pueden beneficiarse de esta situación. Primero porque sus costes de producción no sufren variaciones y segundo porque al no incrementar precios sus artículos se muestran más atractivos para los mercados asiáticos, británicos, estadounidenses, latinoamericanos y noruegos.
Ejemplo: Un coche de slot nuevo de 40 Euros en una tienda Europea on line le costaba hace unos meses a un Estadounidense unos 50 dólares. Hoy le cuesta 10 dólares menos y si el dólar sigue avanzando hasta la previsión del 1.20 el mismo coche le puede costar 34 dólares.
Las marcas que han subido precios no se verán “beneficiadas” por el interés de este mercado pero las que han mantenido previos y las que no se ven afectadas por el mercado chino pueden resultar atractivas para los compradores de fuera de la influencia del Euro. Igualmente atractivo resultará todo el stock.
Por el contrario los compradores de la zona euro solo pueden esperar que los grandes fabricantes, y motores de este hobby, sean capaces de asumir este incremento de costes y de no repercutirlo en el cliente final. Y dirigir sus opciones de compra soló hacia el mercado local.
Y a los fabricantes que dependen de China solo les resta esperar las decisiones de los grandes Bancos Centrales para adelantar, retrasar o incluso cancelar proyectos hasta nuevos tiempos.

Hay que preguntarse entonces si se empiezan a dar las condiciones para volver a localizar las empresas en el mismo marco económico en que tiene su destino el producto que fabrican.
Escribir un comentario
* Campos obligatorios
Entrevistas

Notice: Undefined index: title in /var/www/slotcar-today.com/es/groups/38.php on line 501
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información
NEWSLETTER:
Suscribete a Slot Car Today y recibe de forma periódica las últimas noticias en tu email.